Tiempos de guerra

Verónica despide a Pedro sincerándose con él


Pedro, al descubrir que es licenciado, se lanza a besar a Verónica en el hospital. Tras este beso robado, Verónica no puede dejar de pensar en él y en que no tardará en marcharse. Finalmente, decide confesarle lo que siente y se despide de él con miedo de no volverle a ver; “¿Y si la guerra no acaba nunca?”.