Tiempos de guerra

Magdalena aconseja a Julia antes de marcharse


Magdalena está llena de agradecimiento y emoción por la cariñosa despedida que le han brindado todas y cada una de las personas que ha conocido en Melilla. A punto de partir a Madrid y mirando a los ojos de Julia, le ruega que si algo le dice que no se tiene que casar, que no lo haga, y únicamente dé el paso si es por amor.