Tiempos de guerra

Alejandro no deja de halagar a Pilar desde su llegada al hospital


El periodista llega al hospital y Pilar se encarga de limpiarle la herida del hombro. Es evidente que entre los dos hay cierta complicidad, algo que no le hace ninguna gracia a Luis. Alejandro no deja de coquetear con ella, consiguiendo que se quede más tiempo ingresado a pesar de no ser un soldado: “Estoy dispuesto a caer enfermo solo por estar junto a usted”.